El Ceremonial como "intérprete" cultural.

October 3, 2017

Desde que me inicié en el mundo del Protocolo, especialmente en el  Intercultural, el término “Ceremonial” se ha convertido en mi palabra favorita y en una especie de “intérprete”.  Si analizamos  detenidamente nuestra propia evolución, encontraremos que todas las culturas pasan por los mismos cambios biológicos o naturales.  La diferencia radica en el concepto sagrado que se le otorga a cada uno de ellos y  el ceremonial que acompañe a dicho proceso.

 

Las ciencias naturales  definen estos cambios como fases que conforman el  “ciclo vital”  humano.  El etnógrafo francés,  Arnold Van Gennep, profundizó  en el estudio de estas etapas más allá de la connotación biológica y las agrupó en un conjunto de secuencias ceremoniales a las que llamó “ritos de paso”.

 Los ritos de paso, son un cúmulo de ceremonias de carácter socio-cultural que introducen al individuo en un nuevo “estado”, en el que adquiere  derechos y contrae obligaciones, proporcionándole además, otro estatus.  Pero los  ritos de paso no solo se asocian al ciclo vital. Todos los nuevos “estados” que el hombre experimenta son procesos que implican una reubicación social, y estos  se darán a conocer  mediante  ceremonias en la que participarán de forma activa: la familia,  la comunidad y los gobiernos, máxime si se trata de cambios que otorgan excelencia,  poder y jerarquía afectando de manera significativa  el “statu quo”.

 

Ahora bien,  podría haber cierta ambigüedad entre los  conceptos de “rito” y “ceremonia”, para el cual la RAE atribuye a cada término la siguiente definición:

  • Ritos: costumbres o ceremonias.

  • Ceremonia: La acción o acto exterior arreglado, por ley, estatuto o costumbre, para dar culto a las cosas divinas, o reverencia y honor a las profanas.

Estas acepciones son demasiado generales así que, profundizando en el tema de los ritos, me encontré con esta percepción de Víctor Turner, antropólogo cultural:

 

 “…el término “rito” resulta mucho más adecuado cuando se aplica a formas de la conducta religiosa que se halla asociada a transiciones sociales, mientras que el término “ceremonia” tiene un sentido más ajustado a aquellas conductas religiosas relacionadas a estados sociales, y en el que las instituciones político-legales tienen una mayor importancia. El ritual es transformatorio, la ceremonia confirmatoria” (Jáuregui, 2002, p. 76).

 

De toda la cita me quedo con la última frase: “El ritual es transformatorio, la ceremonia confirmatoria”. En términos castizos: el primero te consagra o te lleva a otro nivel espiritual y social.  El segundo  te acredita.

 

Un ejemplo de lo anterior es el paso a la pubertad. En algunas sociedades tribales esta fase es de suma importancia porque el niño o la niña “inicia” el camino hacia la adultez biológica,  marcada por la transformación de su cuerpo y su capacidad reproductiva.

 

                            Ritual de iniciación a la adolescencia, cultura Karajá, Brasil.


En América, por el contrario, la primera menarquia pasa un poco desapercibida. El verdadero acontecimiento se da con los quince años. Edad con la que se presenta a una adolescente en sociedad, mediante una ceremonia que confirma su estado actual.

 

                                            Ceremonia de las 15 velas


Aquí es donde el Ceremonial hace la labor de “intérprete”,  no  es solo un conjunto de formalidades para la celebración de cualquier acto público o solemne –entendiéndose como solemne a los actos y ceremonias que se celebran con pompa o formalismos extraordinarios— sino a la disciplina  que estudia al detalle los ritos y ceremonias de las culturas. Y este detalle abarca aspectos sociales, políticos, culturales, históricos, cosmogónicos, religiosos, lingüísticos y  territoriales.

 

En este sentido, podría afirmarse que la vida del ser humano es un ceremonial permanente  marcado por sus actividades cotidianas. Sin embargo, en algunas culturas estas actividades se desarrollan sobre leyes ancestrales mantenidas en el tiempo y el espacio. En el tiempo, porque se transmiten de generación en generación a través de la oralidad, la memoria colectiva y la escritura; y en el espacio, porque independientemente de en donde se encuentre la persona, pondrá en práctica sus principios y creencias. Lo que deja claro  que el  "simple" hecho de existir, ya es un acto solemne cargado de misticismo y simbología.

 

 

Fuentes:

Van Gennep,  A. (1969). Los ritos de paso. Alianza Editorial, Madrid, 2008.

Jáugueri, J. (2002). La teoría de los ritos de paso en la actualidad. boletín Oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, 68, 61-95.

Real Academia Española "RAE". www.rae.es

Fotos indígena: www.projetoamigos.wordpress.com

Foto quinceañera: www.fiestade15.com

Gráfico: elaboración propia.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Categoría
Please reload

Buscar por tags