Protocolo intercultural: Más que una disciplina, un camino hacia la convivencia.

July 4, 2017

 Siempre me ha gustado la frase de Kofi Annan: "El conocimiento es poder. La información es liberadora [...]",  y lo es. Conocer el lugar donde trabajamos, como funciona, sus normas y su gente. Nos hace sentir cómodos y seguros. En una negociación entre empresas de diferentes nacionalidades, cuando la anfitriona demuestra con sus actos que sabe "algo" sobre la cultura de la empresa invitada, además de dar  una muy buena impresión, es un pequeño gesto que allana el camino hacia la consecución de los objetivos. De igual manera, la mayoría de las personas que hemos viajado a otros países -especialmente aquellos que tienen tradiciones muy arraigadas- aunque solo sea  por placer, nos informamos sobre el mismo, con el propósito de evitar en la medida de lo posible situaciones embarazosas que pongan  en peligro nuestra propia seguridad. En algunas culturas un simple gesto puede ser señal de ofensa o desagravio. Y esto se castiga con la cárcel o en los casos más extremos, con la muerte. Porque lo profano para unos, es sagrado  para otros.

 

He aquí la importancia del protocolo intercultural: nos da el poder porque nos informa, nos prepara, nos orienta, nos da seguridad, nos permite relacionarnos, nos ayuda a crear empatía, a finalizar con éxito una negociación, a propiciar buenas relaciones diplomáticas y en últimas nos exime de problemas sociales y  jurídicos.

 

Pero ¿Qué es el protocolo intercultural? Para dar una definición a una disciplina que nace de dos términos muy utilizados  en la actualidad -protocolo y cultura- hay que  indagar en el  origen y significado de sus componentes.

 

Cultura es un término que ha evolucionado con el ser humano y ha tenido varias definiciones. Entre los siglos XVIII y XIX se asociaba al cultivo, de ahí se derivan los vocablos relacionados con el cuidado de la tierra, las plantas y los animales (agricultura, horticultura,  piscicultura y apicultura). Del mismo modo en que  el hombre cuidaba y sembraba la tierra, debía cuidar su alma y cultivar su mente, educándose: Un "hombre culto" era un hombre refinado y educado, expresión que aún  utilizamos para referirnos a personas con amplios conocimientos en las artes y las ciencias.

 

En el siglo XX con las investigaciones antropológicas  el término "cultura"  toma otro significado  y abarca todo lo relacionado con la estructura de las sociedades: las creencias, las costumbres, la indumentaria, la alimentación, el territorio, la lengua, la escritura, el arte,  la forma de gobernar y de interactuar. En definitiva todo lo que el hombre aprende y adopta a su modo de vida forma parta de su cultura.  La siguiente definición  es una concepción  moderna que resume lo antes descrito:

 

"Cultura es el conjunto de elementos que son producto de la acción humana, así como el pensar, el sentir y el actuar de los seres humanos en cada generación, más la herencia social que la misma recibió de las generaciones anteriores"  (Morales Campos, 2008, p. 2).

 

Ahora bien, teniendo claro el vocablo, seguimos con el prefijo "Inter" que  significa: "entre". Una palabra con un gran contenido porque no solo se refiere a la comunicación entre culturas,  sino que ahonda en el respeto a la diversidad.

 

"La interculturalidad implica reconocimiento y comprensión ante la existencia de otras culturas, además de respecto, comunicación e interacción. Una sociedad será intercultural cuando sus miembros interactúen y se enriquezcan con esa interacción" (Bernabé,  2012, p.70).

 

No debe confundirse los conceptos "intercultural" y "multicultural".  El primero como ya se mencionó  implica interacción y comunicación. El segundo se refiere a la presencia de muchas culturas en un mismo territorio, pero sin que  exista interacción entre ellas.

El siguiente componente -protocolo- es un término que se asocia  a las monarquías, las instituciones y a la diplomacia. Se define como el conjunto de normas, reglas y procedimientos que junto con las costumbres de los pueblos regulan los actos públicos y privados.

 

 Y ¿Cómo encajan el protocolo y la interculturalidad? El nexo entre estás disciplinas es la "diversidad", considerada por la UNESCO como patrimonio común de la humanidad.  En su Declaración Universal  sobre la Diversidad Cultural (2002), establece:

 

"La diversidad cultural no puede resumirse en un agregado de diferencias culturales, lingüísticas u otras.  Es una "aptitud" anticipada que debe promoverse en términos  de principios, normas y prácticas. Cuando a la diversidad cultural se le considera solo en forma pasiva, como simple mosaico de colores, disminuirá lentamente, como si esos colores se fusionaran o diluyeran. Cuando a la diversidad cultural se le concibe en términos activos, como un proceso que necesita ejercitarse, entonces se desplegará como un abanico en toda su policromía" (p. 20).

 

Esa "aptitud anticipada que debe promoverse en términos de principios, normas y prácticas" es la que rige el Protocolo Intercultural, y analizando la frase entenderemos porque:

 

Principios. Para lograr una excelente comunicación entre culturas (independientemente del campo de actuación)  es muy importante el respeto a los principios, considerados parte intrínseca del ser humano, porque sobre ellos se constituyen las comunidades.

Normas.  Toda sociedad primitiva o civilizada necesita de  reglas o códigos de conducta para mantener el orden social. Las normas convivencia sociales y las jurídicas imponen sanciones sobre actos que atenten contra la moral, la ética, los bienes, los derechos y obligaciones de sus miembros.

 

Prácticas. Llevar a cabo una relación de convivencia, negocios o una simple conversación teniendo en cuenta  los principios y las normas de cada cultura, garantizan el éxito  de la misma.

 

Y para terminar, podríamos definir el  Protocolo Intercultural como el conjunto de principios, normas y procedimientos que regulan la  comunicación y el dialogo entre culturas.

 

Fuentes:

Boas,  F. (1964). Cuestiones fundamentales de Antropología Cultural. Ediciones Solar, Buenos Aires.

Campos Morales, E. (2009).  Diversidad cultural y acceso a la información. Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas, Universidad Autónoma de México.

Bernabé, M .(2012). Pluriculturalidad, multiculturalidad e interculturalidad, conocimientos necesarios para la labor del docente. Revista Educativa Hekademos, 11, 67-76.

UNESCO (2002).  Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Categoría
Please reload

Buscar por tags